De frente al mar

Foto de Obdulio Luna

Nuestra percepción del mundo depende básicamente de los conocimientos que tengamos para descifrar y moldear nuestro entorno.

Esta primicia, aceptada por la mayoría de nosotros, ha quedado demostrada en varios descubrimientos que han cambiado la percepción que tenemos de nuestro entorno. Para ilustrar esta idea pensemos en la experiencia que significo el comprender que la tierra giraba al rededor del sol y que ya no era el centro del universo como se pensó hasta se momento. O lo que significo para los espíritus de la época la invención el ferrocarril y la posibilidad de recorrer grandes distancias en periodos de tiempos que antes eran impensables; o el cine y la capacidad de atrapar y exponer imágenes en movimiento.

Acerquemos este ejercicio a nuestra contemporaneidad y pensemos en la manera en que la computadora y más tarde el Internet cambiaron nuestro entorno y la experiencia que significa las nuevas relaciones humanas a distancias.

Este es tipo de cambio inolvidable es el que le ocurre al que por primera vez, de manera consciente, se coloca de frente al mar y reconoce la grandiosidad del océano, sus mareas, vientos y corrientes. Este es el tipo de experiencia que conmueve a nuestros espíritus al momento de bajar una ola “overhead” y saber que podemos correrla por que sabemos como reaccionar a cada reto que nos presente la ola y en el momento en que no podamos caemos irremediablemente de la tabla.

Esa experiencia humana es la que descubre el que siente la fuerza del viento en un kite board al instante de elevarse por los aires, o cuando nos introducimos en el silencio musical de las entrañas mismas del océano para buecear en un arrecife de coral, o lo satisfacción que ofrece el colocar la vela de una embarcación el el angulo correcto para aprovechar a su máxima expresión la fuerza del viento.

Indudablemente colocarse de frente al mar es una actitud que permea cada una de las acciones en nuestras vidas. Inclusive la percepción que tenemos sobre la vida misma al comprender que debemos respeto al océano, al medio ambiente ya que experimentamos en nuestra propia piel la contaminación de nuestras costas. En pocas palabras es el momento en que se comprende el respeto por la vida en todas sus expresiones.

De esto trata esta publicación, de compartir nuestras experiencias en el mar e invitar a todos los que todavía no han experimentado esta sensación a conocerla y sentir la revuelta mental que significa vivir de frente al mar!

Saludos y bienvenidos!!!

comentarios
  1. Ivan Mendez dice:

    muy buen documento cuenten con mi lente pa la proxima un abrazo

    mahalo !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s